Si tuviera que elegir una palabra que haya marcado el mundo de la belleza y la estética en los últimos años (y también en este 2016 que ha entrado en su etapa final), sería “natural”.

La naturalidad se hace querer, decía un anuncio de televisión de una marca de refrescos hace unos años. Yo iría más allá y diría que la naturalidad engancha. Se ha convertido en una meta en prácticamente todo: alimentación, ropa, estilo de vida y, por supuesto, belleza.

Lo más buscado en el Salón, tanto si hablamos de peinados, cortes, tratamientos de belleza o coloración (quizá sobre todo si hablamos de coloración) es que el resultado se vea natural. Que parezcamos nosotros mismos, aunque hayamos cambiado de color, de corte, de peinado. Aunque nos hayamos hecho un tratamiento para minimizar los signos de la edad.

En cuestión de coloración, que es de lo que os quiero hablar hoy, cuando cambiamos de color lo que más nos preocupa, más allá de que el tono escogido nos guste, es que parezca que hemos nacido con él. Y si a alguien le preocupa esto especialmente, es a las rubias.

Si tú también quieres parecer rubia natural, aunque no lo seas, toma nota:

  1. Cuanto más oscuro sea tu cabello, más paciencia deberás tener hasta conseguir el resultado deseado, especialmente si vienes de un tinte muy oscuro.
  2. El tono a escoger dependerá de tu base de color, de la porosidad de tu pelo (ya que cuanto más poroso es el pelo, se trata más difícilmente) y del color de tu piel.
  3. Selecciona bien la técnica a seguir, para que el resultado en tu melena se vea lo más natural posible. Déjate aconsejar por tus profesionales de confianza antes de decidirte por babylights, californianas, balayage o coloración total.
  4. Aclara las cejas. Ninguna rubia natural tiene las cejas negras o morenas. No te olvides de los detalles, en aras de lograr naturalidad.
  5. Retoca cuando sea necesario. Llevar un tinte de este tipo requiere de un mantenimiento a veces más continuado que otro tipo de coloraciones. Si no lo vas a poder hacer, mejor escoge otra coloración.

Y tú ¿también te apuntas a los rubios naturales? Cuéntame.

Nos leemos,

Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar